Featured Video Play Icon

INFORMACIÓN GENERAL

El ocelote o manigordo (Leopardus pardalis) como también se le conoce es una de las seis especies de felinos que habitan en nuestro país, siendo este, el tercer felino más grande después del puma y el jaguar. Puede llegar a pesar 9-12 kilos de peso pero inclusive se han encontrado felinos de hasta 18 kilos de peso.

Este felino se encuentra prácticamente en todo el país y puede compartir territorio con otros felinos como el puma. Las presas de este felino constan de mamíferos pequeños como roedores hasta mamíferos medianos como perezosos y monos.
Dentro de las principales amenazas que afectan a esta especie están la deforestación, fragmentación del hábitat debido al desarrollo urbano y vial, la desaparición de sus presas y la cacería.

En el Centro cada año se reciben felinos de las diferentes especies, sin embargo el más común es el ocelote, los cuales llegan por dos principales motivos:

  • Atropellos: generalmente animales adultos encontrados heridos en carreteras o campos de cultivo
  • Decomiso de cachorros: debido al secuestro por parte de personas inescrupulosas o desinformadas que recogen a los cachorros de las guaridas que accidentalmente se encuentran en montañas, bosques o cultivos.

MANIGORDOS DEL CRLP

Actualmente nuestro centro cuenta con 4 ocelotes o manigordos, de los cuales uno es un residente temporal que está pronto a ser liberado.

  1. Max
    Este manigordo fue decomisado por el SINAC en el 2010 de una casa en las Juantas de Abangares, donde fue mantenido de forma ilegal desde cachorro hasta los 9 meses de edad aproximadamente.
    El es un macho que está en muy buenas condiciones físicas, no obstante debido a que cuando ingreso a nuestro centro mostraba una gran dependencia al humano, comía la carne solamente cocinada y presentaba otras actitudes que no se presentan en los animales silvestres, se decidió mantener en cautividad y no ingresarlo al programa de rehabilitación.
    Actualmente Max es un manigordo adulto, que reside en el área de exhibición del centro, pero presenta un comportamiento interesante, pues muestra indiferencia o poco interés en los humanos, ha resultado un buen cazador, cuando algún pequeño mamífero silvestre como ardillas, zorros pelones o reptiles como garrobos ingresan a su recinto, él los depreda y come. Es por este motivo que actualmente se valora seriamente la posibilidad de moverlo al área de rehabilitación y preliberación para evaluarlo nuevamente y si los resultados son satisfactorios tratar de devolverlo a su hábitat natural.
  2. Rayito
    Este manigordo ingresó en 2009, siendo un cachorro de 4 meses, fue encontrado en Playa Ostional por funcionarios del SINAC, quienes lo cuidaron en sus primeros meses y luego lo trasladaron a nuestro centro. Cuando Rayito fue encontrado presentaba catarata severa en uno de sus ojos y su pelaje era muy pobre, a pesar de los cuidados que dieron los funcionarios el animal no mejoraba lo suficiente, una vez traído aquí se inició con una dieta rica en nutrientes que al cabo de pocas semanas su pelaje estaba completamente desarrollado. Meses después se fracturó de forma accidental el hueso peroné de ambas piernas, esto se dio porque el subió una estructura enmallada y sus dos patitas quedaron prensadas en los agujeros, al el forzarse a salir se dio la fractura en ambos miembros. Es por todos estos motivos que Rayito no pudo ser incluido en el programa de Preliberación.
  3. Gorda (Chata)
    Esta es una hembra juvenil que ingresó el año pasado, 2014, igualmente producto de un decomiso en la zona Sur del país, esta manigorda a pesar de ser una hembra juvenil muy vital, presenta un retraso de crecimiento, mostrando una condicón que podríamos nombrar como “enanismo” además de un comportamiento totalmente amigable con el ser humano, pues fue criada por una familia como si fuera un gato doméstico, desarrollando una incapacidad conductual que aunado a su problema físico nombrado anteriormente la inhabilita para ser tomada en cuenta como candidata a la liberación, siendo este caso como el de Rayito, felinos que deberán ser mantenidos en cautividad durante toda su vida.
  4. Tezón
    Este felino ingresó en agosto del 2014 con lesiones severas a nivel de piel y una fractura del húmero de su miembro anterior izquierdo, por lo que debió ser trasladado a San José, precisamente al Zoológico Simón Bolivar donde el veterinario de esa insittución realizó la compleja cirugía ortopédica, posteriormente fue trasladado nuevamente a nuestro centro deonde ha recibidolos cuidados post-operatorios y la rehabilitación correspondiente.
    Actualmente se esta valorando el grado de la movilidad del miembro anterior afectado para ver si dicha recuperación es suficiente para garantizar la supervivencia del individuo y con esas dudas despejadas decidir si es viable devolverlo a su hábitat o por el contrario deberá de permanecer en cautividad el resto de su vida.
Compartir enShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on Tumblr